Distress y déficit de DAO

La experiencia de vivir con déficit de DAO y sobretodo el manejo de vivir en el día a día con la alerta a nivel alimentario, inciden de forma negativa en la calidad de vida de las personas con este trastorno metabólico, afectando también su estado emocional. Pocos son los estudios que consideran el bienestar emocional y el estrés asociado a los trastornos digestivos, la migraña o los trastornos dérmicos, entre otros.

Gemma Peralta, psicóloga clínica del centro AD Dietistas, ha querido compartir con todos vosotros el siguiente artículo que ha escrito para reflexionar sobre cómo actúa el estrés y la ansiedad en pacientes que tienen déficit de DAO.

En nuestra práctica clínica observamos que los pacientes con déficit de DAO presentan un estado de tensión previo al diagnóstico, en el inicio del tratamiento y en el curso de éste, dado que han experimentado unos síntomas determinados a nivel físico que les conlleva una alerta importante en la ingesta alimentaria, aspecto que conlleva, en la mayor parte de las ocasiones, estrés.

DEFINICIÓN DE ESTRÉS

El término estrés (voz inglesa “stress”) fue introducido por primera vez por Hans Seyle en 1926, el cual lo definía como una respuesta general del organismo ante estímulos o situaciones estresantes. Según esta primera aproximación, cualquier situación estresante generaría una respuesta en el organismo (la fórmula clásica estímulo – respuesta).

Describió tres fases sucesivas de adaptación del organismo  ante el estrés, a las que llamó Síndrome General de Adaptación:

  1. Fase de reacción de alarma: Ante un estímulo estresante, el organismo reacciona automáticamente preparándose para la respuesta, para la acción, tanto para luchar como para escapar del estímulo estresante. Se genera una activación con las típicas manifestaciones de sequedad de boca, pupilas dilatadas, sudoración, tensión muscular, taquicardia, aumento de frecuencia respiratoria, aumento de la tensión arterial, etc. Se genera también una activación psicológica, aumentando la capacidad de atención y concentración. Es una fase de corta duración y no es perjudicial cuando el organismo dispone de tiempo para recuperarse.
  2. Fase de resistencia: Aparece cuando el organismo no tiene tiempo de recuperarse y continúa reaccionando para hacer frente a la situación. Aparecen los primeros síntomas de estrés.
  3. Fase de agotamiento: Como la energía de adaptación es limitada, si el estrés continúa o adquiere más intensidad, pueden llegar a superarse las capacidades de resistencia, y el organismo entra en una fase de agotamiento, con aparición de alteraciones psicosomáticas.

En la actualidad el estrés se define como la reacción fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante o de demanda incrementada. Cuando esta respuesta natural se da en exceso se produce una sobrecarga de tensión que repercute en el organismo y provoca la aparición de anomalías patológicas que impiden el normal desarrollo y funcionamiento del cuerpo humano. La respuesta al estrés es nuestra particular forma de afrontar y adaptarnos a las diversas situaciones y demandas que nos vamos encontrando, es una respuesta que aparece cuando percibimos que nuestros recursos no son suficientes para afrontar los problemas.

Se ha estudiado que durante una situación de estrés se liberan diferentes sustancias en nuestro organismo generando respuestas proinflamatorias. Entre ellas encontramos mediadores como proteasas, prostaglandinas, serotonina, triptasa e histamina. Esta última sería parte reposable de la aparición de varios síntomas cómo la migraña, los trastornos funcionales digestivos, dérmicos y/o respiratorios.

DIFERENCIAS ENTRE ESTRÉS Y ANSIEDAD

La causa del estrés es la presencia real de un factor estresante. En cambio, en la ansiedad, esa respuesta del organismo continúa presente cuando ya ha desaparecido tal estímulo estresante, es una respuesta emocional de aprehensión, inquietud, desasosiego que se produce en ausencia de un estímulo claro. Se suelen confundir ambos términos, o se utilizan como sinónimos, básicamente porque las respuestas físicas, emocionales y conductuales suelen ser parecidas, sin embargo, el estrés se refiere a un proceso de adaptación al medio mientras que la ansiedad es una reacción emocional de alerta general, porque pensamos que estamos en peligro, que algo nos amenaza.

TIPOS DE ESTRÉS

Hay autores que diferencian entre tipos de estrés, distinguiendo entre estrés positivo/bueno o “Eustrés” y estrés negativo/malo o “Distrés”.

  • Eustrés: Provoca una adecuada activación, necesaria para culminar con éxito una prueba o situación complicada. Es normal y deseable tener una cierta activación en algunas situaciones: hablar en público por ejemplo. Es adaptativo y estimulante, necesario para el desarrollo de la vida en bienestar. Es un tipo de estrés positivo. Sucede cuando hay un aumento de la actividad física, el entusiasmo y la creatividad
  • Distrés: Es un estrés desagradable. Ocasiona un exceso de esfuerzo en relación a la carga. Provoca una inadecuada, excesiva o desregulada activación psicofisiológica. Es dañino, nos provoca sufrimiento y desgaste personal.

DISTRESS Y DÉFICIT DE DAO

En el déficit de DAO el distress destacaría por representar una carga emocional importante. Tener déficit de DAO puede provocar respuestas emocionales diferentes como frustración, enojo, ansiedad, desaliento y estrés. Algunos pacientes responden positivamente (eustress) ante el trastorno, pero otros reaccionan de forma negativa (distress).

El distress es una respuesta emocional ante una enfermedad o trastorno que cambia la perspectiva de vida del paciente. La carga emocional se debe, en gran parte, a los requerimientos que el manejo del trastorno demanda constantemente (cambiar la alimentación, acudir frecuentemente al médico y/o nutricionista, tomar decisiones constantemente sobre la elección alimentaria, llevar a cabo una autobservación constante de cómo se siente…). El distress puede comportar una disminución del autocuidado como consecuencia de la tensión y produce una preocupación del paciente sobre el manejo de su trastorno, la constante toma de decisiones al respecto de la elección alimentaria, la preocupación sobre el apoyo afectivo que puede tener, la carga emocional que le supondrá la dolencia y el acceso a la atención sanitaria que puede necesitar.

CÓMO MITIGAR SUS EFECTOS

Los pacientes y sus familiares tienen el papel más importante para manejar los efectos del distress. Es importante que el paciente busque apoyo psicológico si detecta una afectación en su estado de ánimo o una carga emocional intensa tras el diagnóstico del déficit de DAO. Es recomendable que el psicólogo sea clínico y especializado en restricciones alimentarias. En muchos casos, es recomendable que los familiares cercanos reciban orientación para brindar un apoyo apropiado, especialmente porque la falta de apoyo en esta dolencia generamás distress. Frecuentemente el retraso en el diagnóstico de cualquier dolencia, incluido el déficit de DAO, produce un aumento del distress, pues la persona se encuentra mal y no hay un diagnóstico establecido con rapidez.

Si se da afectación emocional sugerimos:

  1. Reflexionar sobre qué emoción identifica con más frecuencia (rabia, miedo, frustración,…).
  2. Comprender su origen. Recordar que las afectaciones digestivas, neurológicas, dérmicas, respiratorias o locomotoras condicionan el estado de ánimo y la afectación emocionalhasta que la persona no se encuentra mejor.
  3. Importante que se aprenda a regular esa emoción que nota. Puede entrenarse en la gestión emocional para que no condicionen enormemente de forma negativa.
  4. Llevar a cabo el aprendizaje alimentario que conlleva el déficit de DAO para aumentar la sensación de seguridad.

(Próximo artículo: Afrontamiento (Coping) y déficit de DAO)

Si te han diagnosticado déficit de DAO, alguna intolerancia alimentaria o diabetes y necesitas ayuda para tener buenas herramientas y llevar a cabo de mejor manera el patrón alimentario que te ha pautado el equipo de nutricionistas, puedo asesorarte de forma personalizada. Soy Gemma Peralta, psicóloga clínica con larga experiencia en casos de restricciones alimentarias. Las visitas pueden solicitarse en nuestra consulta de Barcelona o por videoconferencia desde cualquier parte del mundo

2 thoughts on “Distress y déficit de DAO

    1. Adriana Duelo

      Hola Fernando,

      No. Lo puedes consumir sin problema. En la fermentación del pan no intervienen bacterias productoras de histamina.

      Un saludo!

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies