¡Pon color a tu dieta baja en histamina con remolacha!

La remolacha es una hortaliza baja en histamina, muy característica por su color morado intenso y su sabor dulce. Probablemente originaria de Europa, empezó a utilizarse en la cocina a partir del siglo XVI.

Es una raíz saludable debido a su riqueza en potasio, folatos y vitamina C. Por otro lado, en sus hojas contiene unos antioxidantes muy interesantes denominados antocianinas. Son unos flavonoides que encontramos en los pigmentos morados de muchos alimentos como la col lombarda, el rábano, las cerezas o la granada. Estos flavonoides nos ayudan a prevenir el envejecimiento y nos protegen frente a enfermedades cardiovasculares, cancerígenas y neurológicas. La remolacha también es rica en betalaínas, otro potente antioxidante.

Otro dato muy importante a tener en cuenta es que la relación calcio-fósforo que guarda la remolacha. Aunque no llega al índice estimado, se acerca.

En lo que refiere a vitaminas, destaca por vitaminas del grupo B que ayudan en la producción de glóbulos rojos y anticuerpos y colaboran en el buen funcionamiento del sistema digestivo, nervioso, inmunológico y de la piel.

Otro elemento destacado de la remolacha, es su riqueza en fibras, muy útiles para prevenir enfermedades digestivas y combatir el estreñimiento gracias a su suave efecto laxante. Es muy digestiva y tiene efecto prebiótico que ayuda a mejorar el equilibrio de nuestra flora intestinal. Además, por sus propiedades antiinflamatorias, el jugo de la remolacha se recomienda en enfermedades inflamatorias intestinales (Enfermedad de Crohn y Colitis ulcerosa, entre otras).

La podemos encontrar fresca o ya hervida y envasada al vacío, y la podemos degustar de muchas formas: cruda en ensaladas, en forma de zumo o licuado o como una crema reconfortante. Os dejamos una receta para estos días de frío en que nos empiezan a apetecer cenas calentitas y suaves después de un día agotador.

En AD Dietistas podemos ayudaros a llevar un buen patrón alimentario y asesoraros de forma personalizada, ya sea en nuestra consulta de Barcelona o por videoconferencia desde cualquier parte del mundo

Crema de remolacha, hinojo y manzana

Para realizarla solo necesitamos una patata, una remolacha cruda, un bulbo de hinojo, una cebolla, aceite de oliva, cúrcuma en polvo, sal y pimienta negra.

  • Sofreír en una olla con un poco de aceite y sal las verduras lavadas y peladas durante un par de minutos a fuego medio alto y añadir agua hasta cubrir todos los ingredientes. Cuando comience a hervir, bajar el fuego y agregar una cucharadita de postre de cúrcuma y dejarlo cocer unos 20 minutos o hasta que veamos que las verduras ya están tiernas. Y ya solo nos queda triturarlo con una batidora.
  • A la hora de emplatar podemos decorarlo con un poquito de nata de arroz por encima o con unas semillas de lino o de amapola o simplemente con un toque de pimienta negra y aceite de oliva. ¡Riquísima!
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies