Síntomas y
tratamientos

Migraña

La migraña es un síndrome complejo y el dolor de cabeza o cefalea, normalmente unilateral y pulsátil, es el signo clínico más importante. La mayoría de crisis van acompañadas también de una sensibilidad al ruido, a la luz, a los olores o al movimiento, así como pérdida de hambre, mareos, náuseas, vómitos y sensación de frío o calor.

Un episodio de migraña es muy variable en cuanto a intensidad, frecuencia y duración: pudiendo llegar hasta las 72 horas en adultos. El dolor de cabeza se focaliza principalmente en la zona de las sienes y se presenta en ciertos intervalos de tiempo entre los cuales no se produce dolor.

Afecta entre un 12% y un 17% de la población occidental y aproximadamente tres de cada cuatro migrañosos son mujeres. Por lo tanto, ellas representan un 75% de los afectados respecto al 25% de los hombres.

Durante décadas se ha tratado la migraña con el mismo tipo de fármacos sin lograr una cura o una mejora significativa sin efectos adversos. Algunos de los más comunes son antidepresivos, anticonvulsivos, analgésicos, antiinflamatorios o triptanes. Incluso algunos médicos están utilizando una toxina que paraliza los músculos. Suena escalofriante, pero está de moda.

El papel de la histamina en la migraña es clave

Por el bien de todos, ya hace algunos años que estamos ante un cambio drástico en el tratamiento de este síndrome. Cada vez hay más grupos de investigación que estudian el origen orgánico de la migraña y todo apunta a dos moléculas: la histamina y la Diamino Oxidasa (DAO). De hecho el papel de la histamina en la migraña es clave y ya lo describía Krabbe AA en un estudio de 1980, cuando inyectó a 48 pacientes histamina endovenosa y más de la mitad acabó o bien con migraña o con dolores de cabeza, debido a las contracciones musculares que sufrieron. Posteriormente, a lo largo de los años, se han ido haciendo más estudios científicos que confirman dicha relación hasta llegar a conocer el mecanismo por el cual la histamina se acumula en ciertas personas.

La mayoría de crisis de migraña aparecen cuando se produce una acumulación de histamina por falta de actividad de la enzima intestinal DAO. La histamina ingerida a través de los alimentos se distribuye por el torrente sanguíneo hasta llegar a diferentes tejidos del organismo, uno de ellos, las arterias cerebrales. En este punto la histamina provoca una vasodilatación y en consecuencia la aparición de los síntomas.

Migraña

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies